viernes, 13 de octubre de 2017

Mentiras, ocultaciones, silencios y olvidos


Por
Ramón Alonso. LQSomos. Agosto 2017
          La mayoría de los gravísimos crímenes cometidos por el Régimen franquista, tanto en la guerra como en la dictadura, no solo fueron responsabilidad del dictador. Hubo muchos otros autores o cómplices de los mismos, algunos por su afán de venganza, pero en muchos otros casos, sobre todo durante la larga tiranía, les guió el ánimo de lucro. Finalizadas las operaciones bélicas, tras muchos miles de ejecuciones extrajudiciales, Franco y sus cómplices se hacen con el poder. Cesan las acciones bélicas, pero la violencia dirigida por el nuevo gobierno no. Se inicia una persecución implacable, en la que participan miles de militares, policías, guardias civiles, jueces, y todo tipo de adictos al Régimen contra los vencidos. El balance de estos actos de puro terrorismo de Estado supera las cien mil ejecuciones, centenares de miles de encarcelamientos y la depuración en las administraciones de los miles de funcionarios que no habían mostrado su apoyo a los sublevados, para ser ocupadas sus plazas por personajes que sí habían evidenciado su “patriotismo”. Muchos de los condenados a largas penas de cárcel son obligados a trabajar en obras faraónicas, por míseros salarios. Pasados los años cuarenta, la ferocidad represiva se atenuó, para incrementarse los últimos años del tirano, que murió matando.

1073f4e9907ac04cdba25f439811381c_XL.jpg

       Una elevada proporción de los numerosos participantes (muchos con las manos manchadas de sangre) en tan importantes misiones, obtuvieron cuantiosas recompensas económicas por sus “patrióticos servicios”. A los fabulosos beneficios procedentes de la explotación de presos, se les deben añadir otros de orígenes tan “nobles” como el embargo de bienes de los desafectos, el contrabando, el mercado negro, etc. Este numeroso grupo de personas, tenían muchos intereses en común y un claro objetivo político: La ocultación de sus delitos y responsabilidades mediante cualquier método. La dictadura no reparó en medios para ocultar tanta iniquidad, corrupción y desvergüenza. Mediante el terror se impuso el silencio: pánico entre la población, férrea censura en los medios de comunicación y castigos ejemplares a los excesivamente locuaces. En la prensa solo aparecían las glorias y hazañas del Régimen, entre ellos los éxitos de las fuerzas represivas. En síntesis, se tapó todo lo que criticaba al conjunto de facinerosos que dirigían el país y se acalló toda información que considerasen nociva para sus fines.
         La muerte del dictador supuso en poco tiempo cambios de importancia. Se concedieron formalmente libertades democráticas similares a las de otros países, pero bajo una monarquía impuesta por la dictadura y un aparato de Estado que era una ligera actualización del anterior para administrarlas. “Milagrosamente” los mismos jueces, los mismos policías, los mismos sistemas se habían vuelto democráticos. El marco jurídico que amparaba el autoritarismo en sus distintas formas , el corporativismo y la endogamia en los cuerpos superiores de la administración del Estado, así como la impunidad de determinados personajes, los favores, enchufes, amaños y regalos siguieron (y siguen) existiendo e influyendo de manera decisiva en la aplicación de leyes y tomas de decisiones.
        Es decir, tenemos una pseudo democracia que ampara los derechos de expresión, de asociación, de huelga, de manifestación, pero que sigue protegiendo a los mismos canallas. Lo peor es que cada día vemos que las libertades van siendo recortadas, que la arbitrariedad de algunos jueces y fiscales es cada día más frecuente, que la palabra de los servicios policiales es prueba suficiente para imponer fuertes multas administrativas, con la particularidad de que la parte que denuncia es la misma que sanciona y decide con total discrecionalidad el importe de elevadas sanciones que, o se abonan en su totalidad, o Hacienda emite órdenes de retención hasta su liquidación o prescripción.
       Como se ha expuesto antes, en la administración y la justicia, existen vínculos familiares y personales muy potentes con los antiguos represores y por tanto hay muchos intereses políticos y personales para que una vez calumniadas, ejecutadas, encarceladas o privadas de sus derechos una ingente cantidad de personas, se les silencie u oculte, para que con el paso del tiempo se les olvide, así se les vuelve a castigar aún con más severidad. Se las condena a su desaparición de la historia.
        Hoy vemos que las armas de fuego callaron hace años. Pero otras armas, igual de peligrosas siguen actuando:
La mentira, fiel compañera del Régimen, de uso cada vez más frecuente, véase algunos pretendidos periodistas o historiadores.
La ocultación, mediante montajes jurídicos: Caso del juez Garzón o mediante tergiversaciones en libros de texto o series de TV.
La calumnia: Se trata de historias de abuelos cebolleta: “fue inevitable, no fue para tanto, todos tuvieron su parte de culpa”…
       Nos encontramos ante hechos muy graves. A los cientos de miles de asesinatos extrajudiciales de la guerra civil, hay que sumarles los miles de asesinatos, los encarcelamientos de miles de personas y la privación de todo tipo de libertades durante los más de 39 años que duró la criminal dictadura. No podemos permitir que el inexorable paso del tiempo, la mentira, la ocultación y el silencio condene a todas estas víctimas al olvido, a la muerte histórica. Ni los asesinados, ni los presos ni toda la ciudadanía española merecen semejante afrenta. No obstante debemos ser conscientes de que el tiempo juega en contra nuestra, la muerte y la enfermedad han dejado al margen a muchos de los que sufrimos esos horrores, pero nos queda una última tarea que cumplir: Dejar permanente recuerdo de tanta ignominia. Para ello, dejemos pruebas y testimonios de lo que sucedió. Publiquemos, con los mayores detalles y documentos nuestras relatos y constituyamos (o aportemos a los ya constituidos) un gran fondo documental de denuncia de los crímenes de la dictadura para que el sacrificio de tantos, no haya sido en balde.



jueves, 12 de octubre de 2017

HASTA CUANDO VAMOS A PERMITIR ESTE NEO FRANQUISMO CRUEL


Por Beniezu


         Uno se puede preguntar qué es lo que ha pasado en estos últimos cuarenta años de la llamada Transición donde grandes capas de población, ciudadanos de los pueblos del Estado español, parece que han perdido la noción  del bien y del mal, de la justicia,  de la libertad, y de la propia dignidad. De esa dignidad que se pierde cuando con silencio y apatía, se olvida nuestra tenebrosa historia llena de horrores y canalladas. El desconocimiento y la apatía  es una forma de justificar, tantos y tantos crímenes de lesa humanidad cometidos por los franquistas. Tantos y tantas fosas comunes olvidadas y desconocidas, victimas del odio y la rapiña vestido de subliminares disculpas religiosas y patrióticas. Victimas asesinadas  por el odio y la envidia, no solo arrebatada sus vidas, sino además sus bienes, y su propia identidad  para que sus parientes no pudiesen darles cristiana sepultura y recordar sus restos. Aquella canallada no tiene parangón en nuestra historia reciente, y difícilmente encontraremos en la historia de otros países, será difícil encontrar algo semejante en la historia moderna, tanto odio y salvajismo y escarnio con los asesinados, parece que la consigna de aquellos desalmado era cuanto más salvajismo y terror los efectos paralizantes en la población serian más efectivos y duraderos. Algo de aquello parece que les funciono pues  al día de hoy, incluso en las generaciones recientes, parece que les  funciono vista la apatía  y despreocupación de la población ante aquellos salvajadas asesinas. Y se llamaban cruzados y eran autenticas bandas de asesinos terroristas y ladrones,  el terror y el escarnio eran sus armas principales contra una población civil y desarmada cuando ocupaban territorios  enemigos  ya sin tropas republicanas.




                La plana mayor del neo franquismo político 

          En la España rural y profunda y en las ciudades  y aéreas industriales, el Régimen ha sabido hacer con acierto también un vaciado certero de cerebros de los hechos acontecidos  en la dictadura franquista. Nos decían tras la farsa de la Transición, que había que olvidar aquellas cosas de la guerra, que era un pasado cruel por las dos partes y que el pueblo debería olvidar aquellos  horrores y disfrutar de la nueva democracia española, mientras los caudillos franquistas se cambiaban de camisa  acomodándose en sus nuevos despachos presididos ahora por el retrato del rey franquista hacían planes de cómo seguir llenarse los bolsillos lo más rápidamente posible. De aquellos olvidos y de pasar paginas  llevados por un manipulado y errático  sentido del perdón , hoy y ahora  pagamos las consecuencias sometidos a un Régimen cada vez mas envalentonado y agresivo en sus formas, cada vez mas fascistoides y chulescas, pues  ya son muchos anos de torear al pueblo y temen que este despierte del letargo prolongado  tal ha sido el grado de papanatismo inducido entre  grandes masas de la población que se creyeron aquello de que “estamos en una democracia” y que Rajoy es un demócrata que aplica la Constitución, una Constitución que más bien parece un manual cuartelero tal fue la prepotencia empleada por quienes fue escrito.
De aquellos polvos estos lodos. Nuestros políticos franquistas  con sus poderes y negocios sucios intactos y en la nueva democracia, siguieron y siguen con sus  marrullerías  llenándose los bolsillos y seguirán hasta que no los saquemos a patadas y  pasen por los tribunales.

 https://beniezuma.blogspot.com.br/2017/09/el-fraude-de-la-constitucion-espanola.html

   

                      



    

martes, 3 de octubre de 2017

¿ CATALUNYA , SERA EL COMIENZO DEL FIN DEL REGIMEN NEO FRANQUISTA ?

 
 Por  Beniezu
            Catalunya, Un territorio con identidad nacional propia  juntamente con otros nacionalidades, Euskal Herria, Galicia etc. no reconocidos  por el Gobierno de Madrid que solo reconoce a  la España  heredada de Franco. Aquella de "Una grande y libre". Y esta realidad intransigente del Gobierno de Rajoy no es que sea un capricho de los fascista emperrados en que no se rompa aquella unidad que fue conquistada y santificada por el dictador Franco, ya venía instituida por  aquellos  llamados Reyes católicos que tuvieron la genial idea unificar la península en un solo reino, idea que la impusieron a sangre y fuego en todo el territorio menos en Portugal, donde no pudieron hacerlo. Y llego Franco, “por la gracia de dios “así lo han proclamado sus adictos, que  sacaron a relucir  la “sagrada unidad de España”



 Llamaran ‘paz social’ entrar a palo limpio destruyendo cabezas y urnas en Catalunya


        Y aquella “unidad “forzada propia de épocas de conquistas y reinados heredados y demás chanchullos dinásticos, que hacían y deshacían reinos condados  principados etc., Eran cosas propias de otros tiempos donde no tenían gran significado los  idioma, culturas y demás bagajes de identidad de los pueblo, el más fuerte  hacia suyos los territorios y punto.  Pero los tiempos cambiaron y lo que entonces no se sabía, no podía o no era lo más esencial por lo que luchar, hoy si lo tiene y los pueblos que fueron absorbidos y ninguneados tienen todos los derechos del mundo por recuperarlos.

                Y tras la muerte del dictador, sus herederos, quisieron salvar sus legados, y parece que hasta ahora lo han hecho bien tras cuarenta años de neo franquismo,  aquellos de salvar la unidad de España por supuestas "razones patrias “Pero sus razones, aunque nos hagan creer que son subliminares, del tipo por la “grandeza de España” y similares. "Razones " que ya estan bastante  desteñidas pero que dan para sacar algún provecho para el  Régimen. Qué remedio tiene, se le acaban los "principios" para engañar a un  pueblo cada vez mas desengañado de sus charlatanerías  políticas neo franquistas y sus cuentos de  salvar a España mientras se llenan los bolsillos  
         Pero el pueblo llano cada vez se da más cuenta de que ese mensaje de salvar a Espana"esconde otro  mensaje  el de salvar este  Estado neo franquista del cual las castas y elites neo franquistas se llevan nutriendo casi ochenta años. Porque  hoy, se está gestando, una realidad, un antes y un después del Referéndum de Catalunya, gracias a las patochadas de Rajoy y el “después” ya ha comenzado y va ser el fin del comienzo de la farsa de la Transición, pues todas sus contradicciones, se van a ir  agravando.






España en crisis: seis claves para entender el conflicto en Cataluña



 Nota del editor de este Blog  
Por Beniezu 

       Catalunya, Un territorio con identidad nacional propia  juntamente con otros nacionalidades, Euskal Herria, Galicia etc. no reconocidos  por el Gobierno de Madrid que solo reconoce a  la España  heredada de Franco. Aquella de "Una grande y libre". Y esta realidad intransigente del Gobierno de Rajoy no es que sea un capricho de los fascista emperrados en que no se rompa aquella unidad que fue conquistada y santificada por el dictador Franco, ya venía instituida por  aquellos  llamados Reyes católicos que tuvieron la genial idea unificar la península en un solo reino, idea que la impusieron a sangre y fuego en todo el territorio menos en Portugal, donde no pudieron hacerlo. Y llego Franco, por la gracia e diosasí lo han proclamado sus adictos, y saco a relucir  la sagrada unidad de España
 
      Y aquella unidadforzada propia de épocas de conquistas y reinados heredados y demás chanchullos dinásticos, que hacían y deshacían reinos condados  principados etc., Eran cosas propias de otros tiempos donde no tenían gran significado los  idioma, culturas y demás bagajes de identidad de los pueblo, el más fuerte  hacia suyos los territorios y punto.  Pero los tiempos cambiaron y lo que entonces no se podía y no era lo más esencial por lo que luchar, hoy si lo tiene y los pueblos que fueron absorbidos y ninguneados tienen todos los derechos del mundo por recuperarlos. 
 
            Y tras la muerte del dictador, sus herederos, quieren salvar sus legados, pero sus razones, aunque nos hagan creer que son subliminares, tipo por lagrandeza de España y similares. Nada de eso, sus intereses son mas crematísticos, son la de salvar este  Estado neo franquista del cual las castas y elites neo franquistas se llevan nutriendo casi ochenta años. Porque  hay una realidad, un antes y un después del Referéndum de Catalunya, gracias a las patochadas de Rajoy y el después ya ha comenzado y va ser el fin del comienzo de la farsa de la Transición, pues todas sus contradicciones, se van a ir  agravando radicalmente.  
'''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''

Copiado del Blog "MISION VERDAD"
Por
       Resulta bastante complicado resumir en unas cuantas claves un conflicto que se remonta a siglos atrás, y sobre el que probablemente se hayan escrito bibliotecas enteras.Sin embargo, sí que podemos establecer algunas ideas básicas que permitan a quien lee estas líneas hacerse una idea de los antecedentes y naturaleza de un conflicto que está copando la agenda de debate político en toda España, llegando a desplazar "el conflicto en Venezuela" de las portadas de los periódicos españoles (cosa que hasta ahora parecía imposible).

 1. La cuestión nacional nunca se ha resuelto en el Estado español


La construcción histórica del Estado español, al contrario de lo que ocurrió en otros países europeos como Francia o Italia, no nace de una revolución liberal encabezada por una burguesía que construye la nueva institucionalidad sobre las cenizas del régimen feudal. Por el contrario, éste nace como fruto de una serie de uniones dinásticas medievales y guerras de conquista, que impusieron la hegemonía del reino de Castilla sobre el resto de reinos (y pueblos) que existían en la península ibérica con la única excepción de Portugal.

Esta singularidad histórica, la no existencia de una clase burguesa en el poder que impulsara la construcción de un sentimiento nacional español como base ideológica fundamental en la creación del "Estado-nación", es la que ha permitido que a lo largo de la historia hayan coexistido diferentes sentimientos nacionales dentro de un mismo Estado.

La idea de "nación española" fue especialmente impulsada y reconfigurada por la dictadura franquista. Los "símbolos patrios" que se reivindican desde esta construcción del nacionalismo español están basados en elementos netamente reaccionarios, como son la monarquía y la Iglesia católica. Se intenta generar por tanto un sentimiento nacional excluyente, con nostalgia imperial, que choca de manera frontal con los nacionalismos periféricos (catalán, vasco, gallego...etc), a los que además reprime políticamente.

2. Las dos caras del nacionalismo catalán

Si bien históricamente el nacionalismo en Cataluña surgió principalmente como expresión política de la defensa de los intereses propios de su burguesía (que siempre ha tenido intereses diferenciados pero no antagónicos con los de la oligarquía representada en el gobierno en Madrid), la situación anteriormente descrita ha llevado a gran parte de la izquierda catalana a articularse desde la reivindicación nacionalista, bajo el discurso de "autodeterminación, independencia y socialismo".

Así, las organizaciones de la izquierda catalana son las que han sido tradicionalmente definidas como "independentistas", dado que su estrategia política pasa por un proceso de ruptura con el Estado español que pueda desencadenar un proceso constituyente propio en Cataluña, y la proclamación de una república catalana independiente como paso fundamental en la construcción del socialismo.

Por el contrario, las organizaciones de la derecha solían autodenominarse como "soberanistas" o "catalanistas", dado que desde la reivindicación de la existencia de la nación catalana, nunca hasta ahora habían apostado por un proceso de ruptura con España, sino por la negociación de un mayor autogobierno que el resto de territorios del Estado. Esta había sido hasta ahora la posición hegemónica dentro del nacionalismo catalán, y que llevó a CIU a controlar las instituciones políticas catalanas de forma casi ininterrumpida desde la salida de la dictadura franquista.

El gobierno español amenaza con represión mientras la derecha catalana pasa factura política

3. El papel de la burguesía catalana en el post-franquismo

La derecha catalana resultó ser una pieza fundamental en el pacto de élites que dio lugar al régimen que se constituyó tras la muerte de Franco y el regreso de la monarquía borbónica. Partidos como CIU (ahora PDeCAT) han sido actores clave en la estabilidad del régimen político emanado de la constitución del 78, actuando como muleta de los diferentes gobiernos del bipartidismo turnista del PP y el PSOE.

Las clases dirigentes en Cataluña, lejos de sentirse oprimidas por el Estado español, han sabido hacer valer su peso político para lograr privilegios hacia sus intereses, al tiempo que ofrecían su apoyo en la aplicación del proyecto neoliberal para el conjunto del Estado. Podría decirse incluso que el gobierno catalán controlado por su derecha nacionalista, ha sido un alumno aventajado de la Unión Europea a la hora de aplicar recortes en presupuestos públicos y gasto social en educación y sanidad, aplicando las "políticas de austeridad" en su territorio y apoyando al PP en su aplicación al conjunto del Estado.

Es decir, que el nacionalismo catalán de derecha ha sido una pata más del régimen del 78, que como tal ha participado de sus negocios legales e ilegales y no se ha librado de la corrupción que infecta la práctica totalidad del sistema político, que alcanza a la monarquía, el poder judicial, los parlamentos regionales, ayuntamientos municipales, etc. Una prueba de ello fueron las declaraciones de Jordi Pujol (el presidente más longevo del gobierno catalán), que al ser investigado por una trama de corrupción por parte del gobierno español, llegó a amenazar a quienes le interrogaban diciendo "si caigo yo, caeremos todos".

4. La actual coyuntura: un desafío que se descontroló

El actual repunte del conflicto nacional en Cataluña tiene su inicio en una arriesgada maniobra política de la derecha catalana, que ahora parece no poder controlar. El presidente del gobierno catalán decidió reunirse con Mariano Rajoy para exigirle "un nuevo pacto fiscal" que permitiera a Cataluña tener un mayor control sobre sus cuentas. La negativa del gobierno de Rajoy a sentarse a conversar sobre algo que "daría a los catalanes una situación de privilegio sobre el resto de españoles" llevó a la derecha catalana a endurecer su discurso acusando al gobierno central de no reconocer a Cataluña como una realidad nacional que merece una situación jurídica diferente a la de otros territorios.

El gobierno de Rajoy se enrocó en una postura inmovilista, y el gobierno catalán decidió tensar la cuerda anunciando que convocaría una consulta popular en la que preguntaría a la ciudadanía si quería que Cataluña fuera un Estado, y que si quería que este Estado fuera independiente o federado a España. Ante este anuncio el gobierno del PP se niega a iniciar cualquier tipo de diálogo político, y amenaza con dar fin a la situación simplemente por la vía policial y judicial.

El PP ve cómo su discurso de nacionalismo español frente a Cataluña logra estabilizar su caída en apoyo electoral en las encuestas, por lo que la persecución a cualquier tipo de consulta popular se convierte en su principal caballo de batalla; al mismo tiempo, la derecha catalana (que perdía apoyo por sus recortes en gasto social) también ve cómo la agudización del conflicto le permite crecer en las encuestas.

Comienza una escalada de tensión política y amenazas, con un gobierno catalán decidido a celebrar el referéndum mientras el gobierno de Rajoy amenaza con intervenir las instituciones catalanas y ponerlas bajo el control de Madrid.

La insensatez del gobierno de Rajoy, contento con el rédito político que este conflicto le estaba dando a su partido en el resto de España, le ha llevado a generar un relato de "golpe de Estado, sedición y rebelión" para justificar la acción más autoritaria que se ha visto en este país desde la dictadura. Esta postura política ha demostrado ser una verdadera "fábrica de independentistas", dado que la exaltación de ese nacionalismo español excluyente, junto con las formas autoritarias del gobierno central, han llevado a millones de catalanes que no apoyarían la independencia en un principio a verla como la opción más deseable.

Cuesta creer que la burguesía catalana esté verdaderamente dispuesta a un proceso de ruptura total

5. Un choque de trenes que oculta el conflicto de clase

La crisis económica en España trajo consigo también una crisis política, y la pérdida de legitimidad de las instituciones del régimen del 78. Durante todos estos años hemos asistido a un clima de conflictividad social ante el recorte de derechos laborales, el mayor desempleo de Europa y el aumento de las políticas represivas del Estado. El conflicto de clase pasaba a la primera línea del debate político y se materializaba en huelgas, marchas multitudinarias y una considerable pérdida de apoyo electoral al bipartidismo. La hegemonía política de la derecha, tanto española como catalana, se encontraba en total retroceso; hasta el punto de que las Alcaldías de Madrid y Barcelona fueron tomadas por candidaturas unitarias de la izquierda.

La centralidad que actualmente ha adquirido la cuestión nacional pone a la izquierda política ante una situación de debilidad. Por un lado, dificulta establecer alianzas entre la izquierda catalana y la del resto del Estado, y dentro de Cataluña, entre la izquierda independentista y la no independentista. En Cataluña el "proceso de independencia" está siendo dirigido desde la derecha, y en el resto de España la izquierda pierde peso y se encuentra dividida y confundida, al no tener una postura clara y bien definida sobre el modelo de Estado que quiere, ni en cómo encajar en los sentimientos nacionales que existen dentro de España.

Por otro lado, las dinámicas de propaganda de guerra que están adquiriendo los grandes grupos de comunicación, y la falta de propuestas concretas que den una solución política y negociada están llevando a una situación peligrosa.

6. La represión genera un nuevo marco político tanto en Cataluña como en el resto de España

Lejos de paralizar el referéndum, el gobierno catalán ha comenzado a realizar las gestiones para su celebración, y el gobierno de Rajoy ha decidido cumplir con su palabra. Ha enviado a miles de guardias civiles, un cuerpo policial pero de naturaleza militar, con la supuesta intención de evitar que se celebre el referéndum el próximo primero de octubre. Con la excusa de "neutralizar las papeletas" ha comenzado una oleada de registros masivos a imprentas, locales sociales, sedes de instituciones catalanas y sedes de partidos políticos independentistas. No sólo ha requisado papeletas, sino también propaganda electoral y política, lo que supone la criminalización de una idea política.

Esta situación está generando un marco de ruptura y desobediencia civil de Cataluña, que está creando entre muchos la ilusión de que una ruptura real y la constitución de una república catalana independiente es posible. Pero cuesta creer que esa situación sea posible por dos cosas: la primera es que el gobierno de Rajoy está totalmente dispuesto al uso de la fuerza policial para suspender las instituciones catalanas, con una constitución heredada del franquismo que se lo permite; la segunda es que cuesta creer que la burguesía catalana esté verdaderamente dispuesta a un proceso de ruptura total, que podría llevarle a tener años de aislamiento internacional y no reconocimiento de la Unión Europea, y la repercusión que eso tendría sobre sus negocios transnacionales.

Por desgracia, el choque de trenes cada vez más parece apuntar a una situación de represión política masiva en Cataluña sin capacidad de respuesta popular, y a una cierta recomposición de la legitimidad del régimen del 78 con base al ensalzamiento del nacionalismo español, que como ya se ha explicado, a día de hoy sólo tiene una lectura por la derecha.

Al fin y al cabo, la historia desde la que se construye el actual nacionalismo español ha celebrado siempre la "represión al rebelde que se alza contra España", y esa idea se incrustó en la mente de la sociedad española durante 40 años de dictadura nacional-católica.
    http://misionverdad.com/trama-global/espana-en-crisis-seis-claves-para-entender-el-conflicto-en-cataluna